5 razones por las que la Escape de Ford es una alternativa inteligente que seguro no habías considerado

Ford Escape es uno de esos autos, en un segmento en donde toda la atención parecen tenerla productos como Honda CR-V, Nissan X-Trail o Kia Sportage, los tres superventas, o incluso vehículos como la Mazda CX-5, Toyota Rav4 o Volkswagen Tiguan, por nombrar a algunos solamente, a veces se obvia a la Escape y por las razones que daremos a continuación creemos que no debería de ser así a pesar de encontrarse en un segmento muy competido.

Estupenda relación valor-precio

Si evaluamos la gama de la Escape veremos que los precios comienzan en 369,400 pesos para la versión S 2.5L y escalan hasta los 488,400 para la Titanium 2.0L EcoBoost. Las versiones que captan especialmente nuestra atención son las Trend Advance con cualquiera de los dos motores disponibles. En esta versión ya se contempla la pantalla táctil con interfaces para Android Auto y Apple CarPlay, asientos forrados en piel con reglajes eléctricos de 10 posiciones para conductor, control automático de clima y sistema de sonido Premium de 9 altavoces firmado por Sony e iluminación exterior en LED.

Ahora, estas versiones tienen un precio de 418,400 pesos con el motor de 2.5 litros, promedio para el segmento y con mucho contenido por el precio de salida o bien, 443,400 con el motor EcoBoost de 245 caballos de fuerza, el más potente del segmento con diferencia e ideal para personas que frecuentan las autopistas de nuestro país.

Pongámoslo en contexto, para encontrar el mismo equipamiento en una de sus rivales con un motor de desempeño similar al de la versión Trend Advance 2.5L hay que desembolsar 463,800 pesos por una X-Trail Advance o 445,900 pesos por una Kia Sportage SXL. Evaluando a la misma versión, pero con motor EcoBoost, el precio escala a los 443,400 pesos, pero cuenta con un motor que el segmento sencillamente no puede igualar.

Finalmente, hablaremos de las versiones tope de gama Titanium, ya sea con motor de 2.5L (463,400 pesos) o 2.0L EcoBoost (488,400 pesos) que suman apertura de cajuela tipo ‘ábrete sésamo’, iluminación de alta intensidad, sistema de navegación integrado, sensor de lluvia y techo panorámico pero que aún con todo el equipamiento posible y el motor más potente no superan los 500,000 pesos, punto que CR-V Touring o Toyota Rav4 SE AWD sí superan y de nuevo, recordemos que ninguna de sus rivales echa mano de mano de un motor de más 200 caballos, mientras que Escape entrega 245hp y 275lb-pie de par.

Tren motor

Haremos énfasis en ambas opciones, el bloque atmosférico de 2.5 litros y 175 caballos no queda a deber y se coloca a la par de lo que ofrece el grueso del segmento. El EcoBoost la convierte en la atleta de su categoría, aunque como desventaja tiene que es algo sedienta, siempre está el bloque de entrada por un menor precio para aquellos que prioricen consumos sobre desempeño. Las cajas son automáticas de 6 cambios en ambos casos, con paletas tras el volante para las versiones turbocargadas que dan ese sabor deportivo a la conducción, muy de acuerdo con el carácter del motor.

Calidad de materiales

Debemos recordar que, tras el rediseño de media vida, todas las Escape a la venta en nuestro país llegan desde Europa, fabricadas en la planta española de Almussafes a las afueras de Valencia. Esta mano europea es inmediatamente evidente cuando nos subimos al auto, puesto que la gran mayoría de los plásticos son suaves al tacto y aún con los materiales que sí son rígidos, la apariencia resulta agradable y duradera. Como cereza del pastel, los ensambles son sólidos, cosa que seguramente mitigará la aparición de ruidos, rechinidos y vibraciones con el paso del tiempo.

Comportamiento dinámico

Aquí de nuevo haremos mención de su procedencia europea, y es que al mando se nota inmediatamente que nos encontramos ante un producto refinado y dinámico. En este sentido, la puesta a punto favorece la conducción a altas velocidades inspirando total confianza, pero sin sacrificar la calidad de marcha en pavimento irregular.

Equipamiento tecnológico

En este segmento no es extraño que nos encontremos con interfaces para dispositivos móviles o llave inteligente, pero Escape es una de las pocas que lo contempla en versiones de acceso. Las S Plus de 398,400 pesos ya lo incorporan junto con el sistema MyKey, cámara y sensor de reversa y el control electrónico de clima de dos zonas.

Deja un comentario